Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Un dia mas de espera..

Sentado en la alcoba de mis recuerdos,
Esperaba llegar y verte de nuevo,
Esperaba encontrarte al menos ahi,
Tan bella y real, tan siempre de mi.

Este sofá haces veces de reloj,
Me dice que siente que ya me dejó atras,
Se implora que pare, que deje de intentar,
Y siempre ignoro su acoso puntual.

Y en la espera se convierte el tiempo en verdugo..
Se convierten mis manos en hojas secas,
Mis labios frescos solo bostezan..
Porque imaginarte es mi fuerza, bueno..Eso Era..

Hoy navego sin recuerdos en el mar del olvido,
Pero firme en encallar siempre en el objetivo..
Recordar ya no es posible.. Todos me lo dicen,
Pero si no tuviese motivos.. Porque seguir vivo?

Hoy planeo volver a esperar aqui sentado,
Hoy como siempre, estoy dispuesto a recibirte,
Nadie te conoce y yo no te recuerdo,
Pero se que me amaste, y te amé... Simplemente asi lo siento.

Jorge Gauna
- simples palabras -

La leccion de la Mariposa

Un día de primavera, un viajante descansaba tranquilamente al borde del camino bajo un árbol.
Mirando la naturaleza que le rodeaba, observó cómo la oruga de una crisálida de mariposa intentaba abrirse paso a través de una pequeña abertura aparecida en el capullo. Estuvo largo rato contemplando cómo la mariposa iba esforzándose hasta que, de repente, pareció detenerse. Tal vez la mariposa –pensó aquel hombre- había llegado al límite de sus fuerzas y no conseguiría ir más lejos.

Así que, decidido a ayudar a la mariposa, cogió unas tijeras de su mochila y ensanchó el orificio del capullo. La mariposa, de esta forma, salió fácilmente. Su cuerpo estaba blanquecino, era pequeño y tenía las alas aplastadas. El hombre, preocupado, continuó observándola esperando que, en cualquier momento, la mariposa abriera sus alas, las estirara y echara a volar. Pero pasó el tiempo y nada de eso ocurrió. La mariposa nunca voló, y las pocas horas que sobrevivió las pasó arrastrando lastimosamente su cuerpo…

Verdugo y amo

Cerca del mar vivia un pescador.
Cada mañana salia de casa, subia a su lancha y desafiaba al mar con sus redes.
Hoy le escribo a él.

Vives del mar y sus bondades,
Del oceano inmenso y Libre,
Vives cada día entre sal y sol,
Entre pies descalzos, botes e ilusión.

Vives comiendo lo que muere,
Y Encuentras paz en un abismo vengador,
Pides poco a un gran Elemento,
Porque tiene mucho que se a llevado de ti.

Pescador que hace de su vida un cuento
Que demuestra valor y a veces sentimiento,
Que congratula una hazaña inolvidable,
Sin reconocer su lamentable saña cobarde.

Pescador que muere en las olas,
Que ahoga sueños y se pierde en los corales,
Que enmudece llantos y encara rivales,
De todas aquellas batallas ganadas antes.

Vives y mueres del mar,
Cual verdugo muere de la mano de su amo,
Pero sin ti no seria nada igual...
No habría verdugo, ni habría Amo.

Jorge Gauna
- Simples Palabras -