Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Esta Noche...

Esta noche no deseo ser tu espacio,
ni las más remota idea de tus manos,
esta noche se detienen tus labios secos
llenos de ganas, llenos de Amor y lujuria.

Esta noche hablaremos del tiempo,
de las lunas que nos han traspasado,
de esas veces en que solo deseo ser tu esclavo.

Esta noche hablaremos de tu tiempo,
de tus noches en silencio en el desván...
de tus miedos encerrados en mi cama,
y de tu llanto que se ahoga sin sentido.

Esta noche seremos solo un milagro,
una coincidencia de un destino que peligra,
el abismo entre tus tantos secretos y mis ideas,
un puente que solo existe en mi vida.

Hoy vengo a hablarte solo de mi,
esa noche que siempre quisiste encontrar es hoy.

Esta noche me despido de ti,
y sé que te gustaría hacerlo a ti también.

Esta noche mueres en el silencio de mi almohada,
Esta noche mueres en mis letras moribundas,
Esta noche mueres de mi mente y mis locuras,
Esta noche mueres de mi Vida, de mis Sueños y mis días.

--
Jorge Gauna
Escribiendo con la Justa Libertad…

Del baúl y mis recuerdos

Del baúl de los recuerdos te olvido,
Para no convencerme ni entender tus motivos...
Para evitar críticas y susurros al oído,
Para ya no verte, ni pensarte; para evitar masoquismos absurdos.

De la fresca mañana y tus latidos me olvido.
Del azul del cielo que se tiñe de rojo con un hilo,
Del color de tus ojos y tus labios rosados,
de ello también me olvido.

Del silencio que se forma en tu mirada,
Y la sonrisa que aparece a veces bien disimulada,
Del trineo que nunca llega en las posadas,
Y de tus mentiras, en este verso presentadas.

Del olvido y mi baúl soy dueño en tiempo,
Y en silencio el preso del insomnio es un guerrero..
Hoy olvido que te olvido,
Aunque mi corazón grite todo lo contrario!


Jorge Gauna

Del baúl y mis recuerdos...

Del baúl de los recuerdos te olvido,
Para no convencerme ni entender tus motivos...
Para evitar críticas y susurros al oído,
Para ya no verte, ni pensarte; para evitar masoquismos absurdos.

De la fresca mañana y tus latidos me olvido.
Del azul del cielo que se tiñe de rojo con un hilo,
Del color de tus ojos y tus labios rosados, de ello también me olvido.

Del silencio que se forma en tu mirada,
Y la sonrisa que aparece a veces bien disimulada,
Del trineo que nunca llega en las posadas,
Y de tus mentiras, en este verso presentadas.

Del olvido y mi baúl soy dueño en tiempo,
Y en silencio el preso del insomnio es un guerrero..
Hoy olvido que te olvido,
Aunque mi corazón grite todo lo contrario!

Jorge Gauna