sábado, 11 de febrero de 2017

Ven...



Ven y lléname los labios de deseo...
Acaricia mi cuerpo con tus manos pecosas,
hurga en mis sueños y no los dejes escapar,
hazlo sin miedos, sin esperanza y sin piedad.

Ven y sedúceme con tus miradas.
Déjame probar de tu pecado, tus bondades
y tu mas limpio y puro amor.
Sin complacencias, sin límite de tiempo.

Ven y tómame de la mano,
giremos el mundo de cabeza y volemos.
No importa la verdad ni la pobreza,
el alma es ciega a los prejuicios terrenales.

Ven y contágiame de tus frutos,
de la semilla que nace de tu árbol milagroso,
de tus cosquillas que se tiñen en tu boca,
y me incitan a ir lento, a perseguir tu cuerpo.

Ven...
Y no busques más fuera de este reino,
no intentes descubrir un mundo mejor que el mío,
porque seguro estoy que si existe y no es conmigo,
moriré de celos y tristeza en el camino.

Ven,
Siéntate a mi lado y sigamos soñando juntos.

Simples Palabras
Síguenos en Twitter & Facebook

domingo, 1 de enero de 2017

Un año que termina



Este año que culmina ha sido un reto en muchos sentidos; hemos recibido grandes regalos y al mismo tiempo nos hemos tenido que recuperar de valiosas pérdidas. 

Y la vida es más que esto, más que un simple equilibrio entre lo bueno y lo malo que pueda existir, entre lo que llega y lo que se va, entre el caos y la tranquilidad, entre la vida y la muerte.
Esa vida que nos da la gran oportunidad de poder elegir. De conducir con nuestras decisiones en cada momento nuestro presente y evidentemente, nuestro futuro. Hace tiempo compartí una nota que hablaba de ello precisamente - futuro incierto -, ¿será que realmente podemos predecir el futuro?

Es un hecho que nuestra mente es poderosa y basta sembrar la semilla de un sueño, para que con valor y esfuerzo, pueda echar raíces. No, no todos los sueños brotan, algunos incluso mueren antes de intentar ser. Otros son decapitados por el verdugo de la desesperación, y algunos mas, viajarán sin rumbo fijo sobre el majestuoso mar de oportunidades intentando "pescar" algo.  


A ti, que deseas hacer algo diferente con tu vida y realmente buscas conseguir tus sueños te digo:

Las vueltas de la Vida
El hijo que muchas veces no limpia su cuarto y se pasa el tiempo viendo la tele,
significa que…  ¡Está en casa!

El desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, significa que… ¡Estuvimos rodeados de familiares o amigos!
Las ropas que están apretadas, significa que… ¡Tengo más que suficiente para comer!
El trabajo que tengo al limpiar la casa, significa que… ¡Tengo una casa!
Las quejas que escucho acerca del gobierno, significa que… ¡Tengo libertad de expresión!
No encuentro estacionamiento, significa que… ¡Tengo coche!
Los ruidos de la ciudad, significa que… ¡Puedo oír!
El cansancio al final del día, significa que… ¡Puedo trabajar!
El despertador que me despierta todas las mañanas, significa que… ¡Estoy vivo/a!
Finalmente, los mensajes que recibo, significa que… ¡Tengo amigos pensando en mí en alguna parte del mundo!
No lo olvides, ¡tienes casi todo!
La actitud que tomes ante las situaciones de tu vida, definen tu futuro.

Según estadísticas se estima que en un año:
  • Ocurren más de 1 millón de abortos*
  • A nivel mundial, 800 mil personas mueren por suicidio (inegi, 2015)
  • En el mundo nacen 371,520 personas al año, promedio.
  • Se editan 70,000 títulos de libros, sólo en España.
  • Hay 12 lunas llenas, a veces 13.
...y sólo por mencionar algunas. ¿A que estadística quieres pertenecer?

*(sólo en México, estadísticas al 2013)

Simples Palabras
@SimplesPa1abras
Fan Page Simples Palabras
simplespalabrasblog@gmail.com

sábado, 12 de noviembre de 2016

El amor según William Parrish



Y bien, ¿quién es William Parrish?... William es un poderoso magnate cuya vida se ve "alterada" por la llegada de un joven llamado Joe Black. Para los que no han visto esta película (conoces a Joe Black, 1998), se las recomiendo ampliamente; y es que No es una película, es una gran metáfora de la vida y la muerte que se basa en una sola palabra: amor.

Les comparto una breve explicación del Amor de William, esta escena sale antes de conocer a Joe Black.

{}  

Te escucho siempre...
No hay ni una gota de emoción, ni el mas mínimo entusiasmo. Demuestran la misma pasión que 2 pingüinos.
¿Dónde está tu arrebato?
Quiero verte flotar, cantar apasionadamente, bailar en éxtasis.
Que seas delirantemente feliz, o dispuesta a serlo.
Sé que suena cursi, pero..
El amor es pasión, es obsesión, es no vivir si esa persona falta.
Pierde la cabeza, enamórate locamente de alguien que te ame de igual manera...
¿Cómo encontrarlo? olvida el intelecto y hazle caso al corazón. No lo oigo en ti.
Lo cierto es que sin eso, la vida no tiene sentido, llegar al final del largo viaje sin haber amado sería como no haber amado.
¡Tienes que intentarlo! Porque si no lo intentas, no habrás vivido.

Quieres que te lo vuelva a decir, ¿pero en la versión abreviada?
No te cierres.
Nunca se sabe, podría abrirse el cielo.

{}

Acá les dejo el link del video completo... au revoir!
Conoces a Joe Black
Simples Palabras
Síguenos en Twitter & Facebook

sábado, 22 de octubre de 2016

Una noche con el mar

Hubo una noche que decidí enfrentarlo,
Sabía que la única manera de poder asumir el control de mis emociones era convencerme de que podía hacerlo, y
 lo haría.

Salí despacio de la habitación, ella aún dormía... tomé el elevador y bajé al lobby, fue fácil llegar a la orilla del mar... y poder gritarle con la mirada que estaba ahí, frente a frente.

Entré... supe desde ese momento que si lograba salir con vida de ahí, definitivamente no volvería a ser el mismo de ayer. 

Conocí el llanto de un mar que se miraba enorme y regocijante, que lloraba de felicidad por tanto que podía dar, y poco que se le apreciaba en la realidad; un mar asequible de historias viejas, de mitos y leyendas.

Jugué, brinqué y me dejé llevar por su oleaje, por su sensata búsqueda de hacerte sentir mal, de zambullirte, de ahogarte entre sus fauces.

Y reí al final, porque a pesar de tantos intentos de sentirme suyo, yo lo usé a él; a pesar de ser tan enorme, fue mío en aquel breve espacio que guardé en mi corazón para siempre, para nunca olvidar que algún día... le rompí el corazón al mar.

Simples Palabras
@Gaunarte