Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Una mirada, un instante..

Imagen
Era de noche y ella susurraba aquella melodía infantil que le hacía recordar al viejo...
Nada ni nadie le podría arrebatar las ganas de hacerlo, de quererlo, de soñarlo y de amarlo con esa intensidad como si aún viviera aquí, como si aún estuviese sentado en aquel sofá, leyendo sus viejos libros, fumando su pipa y fingiendo su desinterés por su madre.
Su mirada era firme, una mirada de aquellas que no se olvidan. Mucho se dice que los ojos son las puerta del alma y, si eso era cierto, definitivamente el padre de aquella niña poseía la mejor caja fuerte y ella, su niña, conocía la contraseña para entrar al alma más blanca y limpia, esa tan difícil de conseguir.



Seguía de noche y la lluvia se unía a la luna como en una fiesta de gala. La dulce melodía seguía tocando a lo lejos, sin espacios y sin ritmo, como el artista que toca sin querer tocar, el artista que toca sentimientos y ansiedades que toca para nadie y para todos, que tocaba par sí, sin darse cuenta que a la luna y la noche.…