Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

El tiempo igual al espacio-cielo.

Imagen
Y ella esperaba ahí, sentada.
Algunos dicen que esperar es perder el tiempo, pero Ayra sabía que esta vez no sería así.

La luna como siempre, cuidando su cabello... ¿rizos?, ¿porque no?, el viento golpeaba con fuerza las montañas, aquellas figuras enormes con forma de gigantes que esconden el sol al amanecer; pero no, no había nadie más allí.   Se escuchó un fuerte rugido proveniente del norte, el cabello de Ayra flotaba con energía, parecía que cobraba vida jadeante en las manos de un fiel admirador... entonces pasó, se detuvo el tiempo. Ayra miró el cielo, miró estrellas, muchas de ellas brillaban con intensidad, pero... posiblemente muchas de ellas hoy ya no existen, ¡que curiosa es la relatividad! -pensó Ayra.
- ¿Que haces?- preguntó él viento.
- Espero - dijo Ayra.
- ¿Que no ves que tu espera es en vano? - susurró el viento.
- Espero porque quiero, y puedo. Espero porque a veces esperar es la única esperanza. Espero porque confío, porque creo, espero, porque hoy, eso me hace bien…

Aprender y Crecer...

Imagen
"Eres estrella, de esas que brillan en la oscuridad... lo sé porque te he visto, en las noches cerca muy cerca del mar... "
"Eres belleza, de esas que esconden su valor... lo sé porque te he visto, por la ventana, esa que da hacia tu balcón..."
Y por último, "Eres grandeza, virtud que a pocos muestras... lo sé porque te he visto, en tus ojos infinitos de amor, esa puerta hacia tu alma frágil, transparente y sincera.."
Y sin duda puedo decir, que este gran espejo que tengo frente a mi, no lo veo nunca, solo cuando estoy junto a ti...


Existen personas que se cruzan en nuestros caminos y sin duda nos dejan Grandes Aprendizajes, no todo en la vida es Felicidad y muchas cosas podrían estar fuera de nuestro control; sin embargo la forma en la que reaccionamos ante éstas "coincidencias" de la vida, reflejan siempre nuestra mejor o peor faceta interna y emocional.
Es de Grandes Sonreír mientras que el Corazón no deja de llorar.
Jorge Gauna
Simples Pal…