Crónicas de una tarde sin dinero..


Matías bajó del camión un poco cansado. Su jornada de trabajo comenzó muy temprano aquel domingo, se dedicó afanosamente a limpiar una sala completa de la casa de un amigo; lavó, secó y aspiró los tres sillones por completo para terminar desde las 8 de la mañana y hasta las 4 de la tarde, por la “gran“ cantidad de $200 pesos mexicanos.

No era fácil su trabajo, sin embargo era de lo poco que había conseguido aquella semana.
Después de caminar unos 30 metros, recordó lo que sus hijos le pidieron en toda la semana, ya que la bajada del camión coincidía frente al gran circo que sonaba diariamente por la ciudad.

Matías era padre de 3 hijos, su esposa lo había dejado un día a cargo de ellos y nunca volvió. Matías perdió su trabajo por tener que hacerse cargo de las necesidades de sus pequeños; y en una ciudad trastornada y robada por la politica, una de las cosas mas difíciles era conseguir un trabajo.

Se acercó lo mas que pudo a la cerca que dividía la entrada al circo de la calle. Tomó su pequeño celular en las manos y, desde ahí, se dispuso a tomar algunas fotos a los pocos animales que yacían echados en la arena y el pastizal (artificial). Después de eso y con una sonrisa en su rostro caminó a su hogar.

En esos momentos lo único que deseaba era llegar a casa, y contarles a sus hijos CON FOTOS.. lo que era un circo en la ciudad.


Jorge Gauna
- Simples Palabras -
@IdeasArte

Comentarios

Entradas populares de este blog

SILENCIO Y OSCURIDAD

Más allá de ti...