... Y entonces el Universo


Caía la tarde en la vieja cabaña del abuelo, aquel fin de semana con sus nietos era un respiro a su agitada vida llena de trabajo y "estabilidad económica". Al ver el atardecer y los rostros de Tomás, Irene y Gonzalo llenos de esperanza, bajó al desván, tomó su guitarra vieja y un poco rota, las cuerdas que "trasteaban" en cada tono se adueñaban a ella y gritaban música.

Y después de un par de canciones se permitió regalarles algunas frases:

- Sueñen, no dejen de soñar, no permitan que alguien llegue a su vida si no es para hacerla mejor. 

- La felicidad nace en ustedes y muere en ustedes mismos, si, seguramente habrá tiempos de infelicidad, es la forma en la que Dios nos da la Oportunidad de Crecer, aprender a ser Mejores. 

- Amen, así, sin tilde. Amen con todo su corazón, con todas sus fuerzas, amen hasta sentir que pueden compartir ese amor y háganlo, sin miedo, sin obligación y con ganas de perderlo. Amense así, primero ustedes. 

- Decidan, la vida es sencilla para quién sabe lo que quiere, lo busca y lo consigue. Tomen en cuenta que la juventud termina, los amigos se olvidan, y el dinero se devalúa. 

- Sonrían, no hay mejor carta de presentación que una sonrisa honesta y libre. 

- Enfrenten sus miedos con coraje y convicción. Ningún mar tranquilo, hizo experto a un marinero. 

- Sean honestos, transparentes y hablen con la verdad. Las personas mas inteligentes que conozco era quienes mas locuras hacían en su juventud; los limites no son físicos, son mentales. 

Al mencionar esta última frase, Irene y Gonzalo estaban ya dormidos, pero Tomás con la cara indecisa y los párpados a punto de cerrarse, preguntó:
- Abuelo, ¿y entonces el Universo sueña?...



Simples Palabras
Jorge Gauna
Twitter @GaunArte
Fan Page Simples Palabras
Mail: simplespalabrasblog@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

SILENCIO Y OSCURIDAD

Seamos parte de ese grupo...

Más allá de ti...