lunes, 11 de julio de 2016

Alguien como tú




Alguien así en la vida, 

Que te marque, que te dañe el corazón con sus buenos detalles, con su amor y, ¿por qué no? con sus errores y aprendizajes. 

Alguien que te enseñe a ser mejor persona, aceptando que "crecer duele". 

Que te mueva y te saque de tu zona de confort… pero de la mano, sin soltarte.

Alguien que no te ayude a caminar, que camine a tu lado. 

Que te muestre los caminos, pero no decida por ti, y se aferre a soñar contigo.

Alguien que te inspire a Ser Feliz, contigo y con todos. 

Alguien que entienda tus defectos como una oportunidad de Ser mejor, de aprender algo nuevo, y de que sin ellos no serías la misma persona por la que al final, darías la vida por amor. 

Simples Palabras
Ideas Arte - Blogger



domingo, 22 de mayo de 2016

Los árboles también duermen..



Los árboles también duermen, 
Me lo ha dicho el silencio de sus hojas al anochecer. 
Me lo dijo el viento, que noche a noche golpea duro las ramas sin querer. 

Los árboles también duermen, 
Me lo a dicho la luna, sonriendo y con  mirada de mujer. 
Pues, ¿de qué otra forma la noche se podría entretener? 

Los árboles también duermen,
Y no sólo en la noche, también tienen siestas sin parar. 
Se trenzan en sueños que cantan a la luz del sol, de los pájaros y la lluvia.

Los árboles también duermen,
Con tanto silencio que hasta incitan a volar,
De esos vuelos inesperados que te cobijan como sombra a la imaginación, 
y te alejan, te persiguen.

Los árboles también duermen,
y sus hojas muertas son como la edad, 
las estaciones de la vida, de experiencias, 
tantos sueños que enterrar.

¿Que soñará un árbol con semejante majestad?
¿Acaso también duerme cansado de tanto trabajar?
O Simplemente se doblega ante toda vida que su origen permite crear.


Jorge Gauna

Simples Palabras

domingo, 27 de marzo de 2016

De los sueños...

Hablemos de los sueños, si. 

No todos los sueños se convierten en realidad, algunos simplemente.. no nacen, no se logran, no son deseados.
__



Un Sueño es mucho más que dormir 7 horas al día, mucho más que un simple descanso, más que la simple acción de cerrar los ojos. 

Cuando un verdadero sueño nace, se vive; no de la forma física si no mental, un sueño que nos motiva, que nos mueve de un lugar a otro, de una palabra a una declaración, de un pensamiento a un escrito, y ¿porque no?.. de una idea a una acción.

Un verdadero sueño que luche por  - el cómo sí - que busca oasis de confort en desiertos de agonía, que afronte tormentas y huracanes de esos que son existenciales, que exhibe debilidades y errores, porque la mejor forma de conseguir algo es por la vía del aprendizaje, y no precisamente del intelectual. 

Un sueño que nunca termine y que parezca que no ha llegado, que nos recuerde lo difícil qué es y será lograrlo y nos susurre al oído:  - ¡se puede lograr más! -, que los límites son nuestros y ahí en la dificultad, dibujaremos la meta. 

Un verdadero sueño que se sepa cuidar, que se olvida, y se retoma. Un verdadero sueño que se tatúe en la piel con recuerdos de esos que se esconden en el corazón. 

Un sueño que le guste bailar la música de los demás, que se descargue mil veces por las vías del recuerdo en quienes te rodean, y ahí se quede, como Edición Especial. 

Hablemos de esos sueños que son tan buenos que nunca llegan; de los sueños que son invisibles para nosotros no porque no existan, ni porque no nacieron, simplemente... porque los estamos viviendo. 

Jorge Gauna
- Simples Palabras -
simplespalabrasblog@gmail.com


miércoles, 10 de febrero de 2016

La vida...

La vida,
Tan pura y tan viva,
Tan llena de luz y alegría,
Tan vulnerable al tiempo, a la rutina, al viento.

La vida,
Esa que te despeina y te alivia,
Que te busca en casos de soledad y perfidia,
Convertida en silencio, casi siempre desprevenida.

La vida,
Aquella que suele olvidarse de sí misma,
Olvida como aquél roble su esperanza,
Olvida, con ansiedad justa de ser bonanza.

La vida,
Esa que llega y se queda, sin pedir permiso.
La que te confunde con cambios sin previo aviso,
Sí, esa que te hace llorar a gritos,
Y acelera tu corazón en conflicto.

La vida,
Que se viste de gala acompañada de la luna,
que te mira con desdén entre poca ropa y por la noche.
Que se convierte en libido, en besos, en pasión y sin reproches.

La vida,
Llena de caminos y senderos al por mayor,
Que permite ser un objeto sin valor ó un gran sueño,
Que depende de las desiciones de su dueño.

La vida,
Tan simple y tan compleja,
Porque la vida, a pesar de lo bueno y lo malo en su locura,
No puede ser justa, pero siempre será bella.

Jorge Gauna
Simples Palabras